Gestión empresarial

En el mundo empresarial, y muy especialmente en el ámbito de la empresa familiar, uno de los aspectos que, sin duda, genera una mayor incertidumbre a nivel organizacional y estratégico, reside en el necesario cambio generacional que debe llevarse a cabo una vez que las personas que, con todo su esfuerzo, sudor y renuncias han conseguido convertir ese ‘sueño de juventud’ en una realidad, deciden dejar paso a aquellos que están llamados a tomar las riendas del negocio y continuar con su andadura.
No cabe duda de que, cuando decides poner en marcha un nuevo proyecto empresarial, durante sus primeras fases de su desarrollo y crecimiento, te verás obligado a asumir personalmente la mayor parte de las tareas relacionadas con su funcionamiento, con el fin de ahorrar costes y reducir así el tiempo necesario para la recuperación de la inversión realizada.
En este repaso que venimos realizando durante las últimas semanas a aquellos instrumentos que puedes encontrar en el mercado si están interesado en la financiación de tu idea de negocio, la puesta en marcha y consolidación de tu proyecto emprendedor o, incluso, para la obtención de recursos que permitan abordar inversiones interesantes para el crecimiento y expansión comercial de tu empresa, hoy queremos detenernos en una figura relativamente reciente, pero que está alcanzando una considerable notoriedad en este sentido, como es el crowdlending.
Durante las últimas semanas, desde OGE Consultores hemos querido realizar un repaso pormenorizado de las distintas vías de financiación que tienes a tu disposición para la posible obtención de recursos económicos dirigidos a la puesta en marcha de tu idea de negocio, si eres un emprendedor, o para disponer de la financiación necesaria para el desarrollo de diferentes proyectos en el seno de tu empresa, especialmente aquellos dirigidos a posibilitar su crecimiento y consolidación empresarial.
No cabe duda de que una de las principales pretensiones que suelen rondar nuestra cabeza a nivel empresarial, cuando ya hemos superado la fase inicial de nuestra andadura y podemos considerar que disponemos de un proyecto consolidado, radicará en poner en práctica las medidas necesarias para contribuir al crecimiento de nuestro negocio a medio y largo plazo.
En nuestro repaso a las diferentes agentes y entidades de financiación que pueden ayudarte a dar forma, desarrollar y consolidar tu proyecto empresarial, hoy queremos detenernos en dos figuras que, si bien no se pueden considerar, en un sentido estricto, como instrumentos para la obtención directa de recursos económicos orientados a hacer realidad tu idea de negocio o abordar nuevos retos, sí que ejercen un protagonismo cada vez mayor en el apoyo a este tipo de iniciativas, como son las incubadoras y aceleradoras de empresas.